Prevenir y tratar la hipertensión con la alimentación (1a parte)

Introducción

La hipertensión arterial, también conocida como presión arterial alta, es uno de los factores de riesgo más notables en las enfermedades cardiovasculares y renales. Se calcula que la hipertensión y sus complicaciones causan la muerte a más de nueve millones de personas cada año 1)WHO, A Global Brief on Hypertension, 2013, https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/79059/WHO_DCO_WHD_2013.2_eng.pdf?sequence=1, last accessed: April 9, 2019y, en la mayoría de los casos, la hipertensión mata silenciosamente. Debido a que rara vez causa síntomas específicos, a menudo no se diagnostica lo suficientemente temprano como para prevenir eventos como ataques al corazón, apoplejías o falla renal.

Por ello es crucial crear conciencia globalmente sobre este factor de riesgo para reducir el número de muertes prematuras, de años de vida sana perdidos y la discapacidad en nuestras comunidades.

Al abordar y cambiar los factores de riesgo modificables como el fumar, la inactividad física, el estrés y una alimentación rica en sodio, carne y alimentos procesados, se puede prevenir la hipertensión.

heartDe hecho, la nutrición es el factor ambiental más importante, ya que ejerce un impacto considerable sobre el desarrollo de esta enfermedad crónica. La alimentación no solo puede prevenir la hipertensión; entre otras modificaciones del estilo de vida, es también el primer paso en el tratamiento antes de prescribir cualquier medicamento. Sin embargo, a pesar de su enorme potencial de ejercer influencia sobre esta enfermedad y sus complicaciones, la alimentación aún no recibe toda la atención que merece cuando se trata de la práctica clínica.

Con respecto al mundo científico, hay disponible un gran conjunto de evidencias enfocado en la relación entre la alimentación y la presión arterial que reconoce la enorme relevancia para la salud y los sistemas de salud.

Tanto los estudios de observación como de intervención muestran que varios factores alimentarios cumplen un rol importante en la prevención y tratamiento de la enfermedad. Además, el impacto de una alimentación óptima, según los estudios, excede incluso el poder de los medicamentos, en términos del alcance del efecto, los efectos secundarios y, por supuesto, otros beneficios para la salud. Analizaremos la carga que la hipertensión representa para la salud de nuestra sociedad y de los sistemas de salud y también sobre las directrices estándar para el tratamiento y limitaciones potenciales de los antihipertensivos.

Al enfocarnos en la evidencia actual sobre la alimentación y la hipertensión, analizaremos primero los estudios epidemiológicos que describen una asociación entre ciertos factores alimentarios y la presión arterial. Al iniciar bien abajo en la pirámide de la evidencia, obtenemos un indicio de los mecanismos alimentarios potenciales que actúan sobre la presión arterial, sobre los cuales trataremos en la siguiente sección. Finalmente, analizamos los ensayos controlados aleatorizados más recientes y los metanálisis que nos dicen cuáles alimentos debemos consumir para prevenir y/o tratar la hipertensión.

La carga de la hipertensión

La hipertensión afecta a aproximadamente mil millones de personas en todo el mundo 2)WHO, A Global Brief on Hypertension, 2013, https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/79059/WHO_DCO_WHD_2013.2_eng.pdf?sequence=1, last accessed: April 9, 2019lo cual resulta en las enfermedades renales y cardiovasculares, convirtiéndola en el factor de riesgo global más importante en la muerte prematura y la discapacidad 3)Mills KT, Bundy JD, Kelly TN, et al. Global Disparities of Hypertension Prevalence and Control: A Systematic Analysis of Population-Based Studies From 90 Countries. Circulation. 2016;134(6):441-450. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.115.018912. Se calcula que 347.000 personas en todo el mundo murieron a causa de enfermedad renal causada por la hipertensión en 2017, un aumento del 41% desde 2007, y 926.000 murieron por enfermedad cardíaca hipertensiva, un aumento del 47% en el mismo periodo 4)Forouzanfar MH, Liu P, Roth GA, et al. Global Burden of Hypertension and Systolic Blood Pressure of at Least 110 to 115 mm Hg, 1990-2015. JAMA. 2017;317(2):165-182. doi:10.1001/jama.2016.19043. La enfermedad cardíaca hipertensiva fue la responsable de 6500 millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) en 2017 y la enfermedad renal crónica debida a la hipertensión representó 7.35 millones (AVAD)5)GBD 2017 DALYs and HALE Collaborators. Global, regional, and national disability-adjusted life-years (DALYs) for 359 diseases and injuries and healthy life expectancy (HALE) for 195 countries and territories, 1990-2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. Lancet. 2018;392(10159):1859-1922. doi:10.1016/S0140-6736(18)32335-3.

Mundialmente, la prevalencia de la hipertensión va en aumento, pero la disparidad en la carga de la hipertensión también se incrementa. Una tendencia evidente en la prevalencia de la hipertensión es la brecha que continúa ampliándose entre los países de más altos ingresos y los de medianos a bajos ingresos, mientras aumenta la prevalencia y mientras el conocimiento y control disminuyen en los países de medianos a bajos ingresos. Los hombres de Europa del Este y de Asia Central y las mujeres del África Subsahariana tuvieron la más alta prevalencia de hipertensión mundialmente en 20106)GBD 2017 Causes of Death Collaborators. Global, regional, and national age-sex-specific mortality for 282 causes of death in 195 countries and territories, 1980-2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. Lancet. 2018;392(10159):1736-1788. doi:10.1016/S0140-6736(18)32203-7.

Desde los años noventa, la presión sanguínea sistólica (PSS) ha reemplazado a la presión sanguínea diastólica (PSD) como un indicador de los resultados. Aún la PSS en el rango de 110-115 mm Hg aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y renal 7)Mills KT, Bundy JD, Kelly TN, et al. Global Disparities of Hypertension Prevalence and Control: A Systematic Analysis of Population-Based Studies From 90 Countries. Circulation. 2016;134(6):441-450. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.115.018912. Las PSS entre 110-115 mm Hg están muy por debajo de los nuevos límites establecidos por las organizaciones de los Estados Unidos y Europa. Mientras American College of Cardiology y American Heart Association publicaron recientemente sus directrices para definir la hipertensión en etapa 1 en PSS de 130-139 mm Hg y una PSD de 80-89 mm Hg, las nuevas directrices de European Society of Cardiology y European Society of Hypertension aún consideran esos valores como pertenecientes al rango alto normal. Ellos definen la hipertensión como los rangos de consultorio de PSS de ≥ 140 mm Hg y/o valores de PSD de ≥ 90 mm Hg 8)Whelton PK, Williams B. The 2018 European Society of Cardiology/European Society of Hypertension and 2017 American College of Cardiology/American Heart Association Blood Pressure Guidelines: More Similar Than Different. JAMA. 2018;320(17):1749-1750. doi:10.1001/jama.2018.16755. Cada aumento de 20 mm Hg en PSS sobre 115 mm Hg representa un doble riesgo de mortalidad por cardiopatía isquémica, apoplejía o falla cardíaca 9)Herrington W, Staplin N, Judge PK, et al. Evidence for Reverse Causality in the Association Between Blood Pressure and Cardiovascular Risk in Patients With Chronic Kidney Disease. Hypertension. 2017;69(2):314-322. doi:10.1161/HYPERTENSIONAHA.116.08386.

Además del costo humano mundial de la hipertensión, hay enormes costos económicos. El costo global de una presión arterial no óptima se calculó en US$370.000’000.000 en 2001, aproximadamente un 10% de los gastos totales de salud de todo el mundo. El cuidado de la presión sanguínea requirió un 25% del gasto total por salud en Europa del Este y Asia Central. Los países de bajos y medianos ingresos llevan la carga económica más pesada. La modificación exitosa del estilo de vida puede ser más efectiva y menos costosa que el suministro de medicamentos por sí solo. Se proyectó un costo global total que alcanzaría los mil millones de dólares en diez años10)Gaziano TA, Bitton A, Anand S, Weinstein MC, International Society of Hypertension. The global cost of nonoptimal blood pressure. J Hypertens. 2009;27(7):1472-1477. doi:10.1097/HJH.0b013e32832a9ba3.

Las semillas de la hipertensión se siembran en la niñez y en la adultez temprana, al establecer hábitos saludables. Aunque la presión sanguínea a menudo se incrementa con la edad, los estudios de sociedades de recolectores sugieren que esto puede no ser inevitable. Puede ser posible, a través de la modificación temprana del estilo de vida, para prevenir la hipertensión y las enfermedades renales y cardiovasculares resultantes más tarde en la vida. Mientras algunos investigadores han sugerido el ajustar las categorías de la presión sanguínea por edades, los investigadores de Global Burden of Disease (Carga mundial de morbilidad) descubrieron que sus datos favorecieron un valor único para un riesgo mínimo para todas las edades de PSS por debajo de 110 mm Hg. Este nivel puede no ser alcanzable de manera confiable solo con el uso de medicamentos y los beneficios no serían tan grandes11)Forouzanfar MH, Liu P, Roth GA, et al. Global Burden of Hypertension and Systolic Blood Pressure of at Least 110 to 115 mm Hg, 1990-2015. JAMA. 2017;317(2):165-182. doi:10.1001/jama.2016.19043.

Al haber analizado la gran carga de la hipertensión, ¿cuáles son las estrategias efectivas para prevenir y tratar esta enfermedad?

Este artículo es parte de la serie "Prevenir y tratar la hipertensión con la alimentación“.

Bibliografía   [ + ]

PAN NewsletterNever miss out on PAN news!

If you are interested in news about bringing healthy nutrition to the heart of public health care, then please sign up for our monthly newsletter below.

es_ESEspañol
en_USEnglish de_DEDeutsch es_ESEspañol